x cerrarForo Cluagto
Desarrollos GP
Clau edomex
Harting
Junker
Directorio Automotriz

EL CLUSTER AUTOMOTRIZ EN EL BAJÍO Y SU IMPACTO REAL

A través de nuestros boletínes informativos, redes sociales y ediciones impresas, Cluster Industrial le mantiene informado sobre los proyectos de empresas automotrices de renombre internacional que han establecido operaciones de manufactura en el centro del país, en los estados de Aguascalientes, Querétaro, Jalisco, San Luis Potosí y Guanajuato, concentrándose en su mayoría en éste último.

04 Noviembre 2016

Compartir

FacebookTwitterEmail
Portada

A través de nuestros boletínes informativos, redes sociales y ediciones impresas, Cluster Industrial le mantiene informado sobre los proyectos de empresas automotrices de renombre internacional que han establecido operaciones de manufactura en el centro del país, en los estados de Aguascalientes, Querétaro, Jalisco, San Luis Potosí y Guanajuato, concentrándose en su mayoría en éste último.

La japonesa Nissan construye su segunda planta en Aguascalientes con una multimillonaria inversión de 2 mil millones de dólares; Mazda edifica su única planta por ahora en el continente americano en Salamanca; Honda erige un enorme complejo al sur de Celaya; la alemana Volkswagen ya produce motores tecnológicamente avanzados en Silao; ahora Toyota se suma a este cada vez más poderoso cluster automotriz de alcance mundial, pues Mazda le producirá 50 mil vehículos al año en su misma planta salmantina hacia 2015. Tome en cuenta que Nissan ya tiene una planta en tierras hidrocálidas, Honda ya produce en El Salto, Jalisco, así como General Motors en Silao, Guanajuato y Villa de Reyes, San Luis Potosí. Todo ello sin mencionar otras instalaciones donde se ensamblan vehículos de carga, autobuses, transmisiones, etc., en un radio no mayor a 300 kilómetros teniendo como epicentro al Bajío guanajuatense.

Pues bien, seguramente ya se habrá preguntado acerca del impacto real que produce una inversión de este tipo en términos de beneficios. Aquí le vamos a ayudar a visualizarlo y entenderlo.

Al tratarse de proyectos de cientos de millones de dólares en inversión, lo más obvio es la consecuente oferta de buena cantidad de empleos y la reactivación económica en la región donde se asientan. La industria automotriz se articula por niveles, los famosos Tier. Así pues, en la cima encontramos a las plantas armadoras y productores de sistemas, módulos y equipo OEM para los vehículos terminados (Tier-1), los cuales a su vez requieren ser provistas de las miles de piezas y componentes que los conforman. Pasamos entonces a los siguientes niveles (Tier-2 y Tier-3) donde se ubican las autopartistas y productores de componentes. De igual manera, éstas requieren de materia prima para transformarla en productos terminados; así se constituye el nivel Tier-4. En pocas palabras, nos referimos a los proveedores de los proveedores de las armadoras, y así sucesivamente.

Cada nivel requiere de muchos servicios que generalmente son subcontratados de forma externa, ya sean de logística, distribución, comercialización, transporte de productos y personal, limpieza industrial, etc. Es por esto que se dice que por cada empleo directo generado en este sector, se tienen como mínimo 3 o más de forma indirecta. En torno a una armadora, los Tier-2 y Tier-3 suelen instalarse dentro de un radio de 50 km y juntos conforman una intrincada red de empresas interdependientes entre sí, bajo el modelo de producción just in time. Sus inversiones suelen ser cuantiosas y el efecto multiplicador de empleos se potencia conforme se desciende de nivel, pues todas requieren de mano de obra suficiente y calificada.

El impacto en la economía regional es inmediato; el PIB industrial se dispara, debido a que la producción suele destinarse a los mercados de exportación. La derrama económica permea desde el momento en que se designan a las compañías contratistas y constructoras necesarias para erguir estas “ciudades industriales” por la utilización de mano de obra local que permite reducir los costos asociados. La plusvalía se eleva enormemente y las comunidades rurales o suburbanas circundantes se ven beneficiadas por la introducción de servicios básicos e imagen urbana con los que no contaban. Por el tipo de industria que se trata, los empleos requieren cierto nivel de especialización técnica escalonada. Los sueldos relativamente son bien remunerados en especial de medio nivel hacia arriba o se elevan los existentes por la alta demanda de personal. El efecto en cadena se amplía si se toma en cuenta el boom en una infinidad de servicios como vivienda, transporte, educación, salud, etc. Además, este tipo de cluster atrae por sí mismo la atención de otros sectores industriales íntimamente ligados, en especial el aeroespacial, el metalmecánico, el plástico, el siderúrgico y una actividad económica primaria básica: la minería.

La competitividad de estas regiones se incrementa por la adopción de altos estándares de calidad y servicios de clase mundial, desde la infraestructura de los parques industriales que se instalan, hasta la conectividad en materia de carreteras, aeropuertos, puertos marítimos, vías férreas, terminales de carga multimodal e intermodal indispensables para una eficaz distribución y comercialización, etc., que quedan para la posteridad para ser utilizados tanto por las empresas como por la población civil. La mayor parte de la infraestructura hecha en torno a las armadoras, difícilmente se concretaría de otra manera o su realización se proyectaría a mediano y largo plazo de no ser por estas inversiones detonadoras.

El nivel académico se eleva porque la transferencia tecnológica entre industria e investigación se fortalece y da pie a la “mentefactura”, que es la preparación de alto nivel que recibe el recurso humano para integrarse a este círculo virtuoso. El intercambio cultural y académico aumenta con la llegada de cientos de ejecutivos y técnicos extranjeros para la puesta a punto de los proyectos. Con el tiempo, estos cargos se transfieren al personal local con base en la experiencia adquirida. El fenómeno trasciende hasta el ámbito social, fortalece una mayor apertura comercial y una convivencia más cosmopolita. Estas “prestaciones sociales” se convierten en activos muy importantes para las regiones de las cuales forman parte. Las empresas trasnacionales socialmente responsables, en especial las asiáticas, invierten grandes cantidades de recursos financieros y humanos en proyectos de altruismo social y mejoramiento ambiental para solucionar problemáticas de sus comunidades adoptivas, transformándolas para bien y aportando más que inversión y empleo.

Lo invitamos a descubrir todo lo que hay detrás de ello en el tema central de esta edición y a través de la versión electrónica en nuestra web: www.clusterindustrial.com.mx.

FUENTE: Cluster Industrial redacción

Mitsui - CC
automotive
Aliados Estratégicos GIF
vw
Cluster edo mex

COTNRATA LA SUSCRIPCIÓN DIGITALLee todos los contenidos exclusivos

Entrar al área de clientes
¿Quieres encontrar requerimientos industriales de empresas armadoras de autos y autopartes? conviértete en nuestro asociado ahora!
Llámanos al (477) 717 7323 ó (477) 741 0272

Suscríbete al boletín

*Temas de interes