da
Expo Maq
Directorio Automotriz
Directorio Automotriz

BMW APUNTA HACIA EL CRECIENTE MERCADO AUTOMOTRIZ CHINO

El país asiático está en el centro de los planes de expansión del grupo de Múnich.

05 Junio 2017

Compartir

FacebookTwitterEmail
Portada

Robots de la línea de montaje bailando disco; escenas de comedias en el dialecto chino de la región de Dongbei; y una apasionada lectura del poema ‘Nieve’ de Mao Zedong, fueron parte de la apertura de la más reciente fábrica de BMW en China.

Para BMW, la planta representa una importante apuesta al mercado automotor de rápido crecimiento de China conforme aumenta la capacidad de producción del grupo en el país en un 50%, para alcanzar 450.000 vehículos al año.

Situada en la ciudad norteña de Shenyang, la nueva instalación de 45.000 metros cuadrados de BMW tuvo un costo de construcción de 1.000 millones de euros y representa un brillante ejemplo de la fabricación de alta tecnología alemana.

Los trabajadores usan exoesqueletos, guantes inteligentes y gafas de realidad aumentada, permitiéndoles ver dentro de un motor de realidad virtual o charlar en línea con el robot de inteligencia artificial de la planta, apodado Xiao Bao.

La nueva fábrica destaca la importancia de China para la estrategia corporativa de BMW y un importante ‘campo de batalla’ para los grupos líderes automotores. China superó a EE.UU. en 2009 para convertirse en el mercado automovilístico más grande del mundo.

Los alemanes representan la fuerza dominante del sector de lujo de la industria. Más de 70% de los 2,2 millones de vehículos de primera calidad que se vendieron en China el año pasado eran alemanes, liderados por Audi, BMW y Mercedes-Benz.

En el caso de BMW, el país asiático representa 22% de sus automóviles vendidos a nivel mundial, según la compañía, y aproximadamente el 28% de los ingresos antes de impuestos, según Evercore en Londres.

El fabricante de automóviles espera que su estrategia en China le ayude a recuperar la corona mundial de ventas en el mercado de automóviles de lujo, la cual ganó el año pasado Mercedes-Benz, propiedad de Daimler.

BMW también tiene en su mira a Audi, la unidad de lujo de Volkswagen, que ha sido el líder de ventas en China desde 1988.

En lo que va del año, el rendimiento de BMW en China ha sido prometedor, con un aumento en ventas durante los primeros cuatro meses de un 18% para alcanzar 191.697 unidades, lo suficiente para superar a Audi, cuyas ventas en China bajaron casi un quinto durante el mismo período a 154.873 unidades.

Su planta de Shenyang genera enormes cantidades de datos todos los días. Simplemente apretar 140.000 tornillos genera una enorme cantidad de datos, los cuales se analizan para lograr el par de torsión y el ángulo óptimos.

Cerca de 95% del taller de carrocerías está automatizado, y un taller de prensado de alta tecnología puede lograr que los sedanes de la BMW Serie 5 en la planta sean 130 kg más ligeros que las versiones anteriores del mismo modelo.

Los analistas han comentado que la nueva planta es sólo el comienzo de un ambicioso plan para duplicar la producción en China de los niveles de 2016 a 600.000 vehículos en 2020.

Sin embargo, los funcionarios de BMW han declarado que son cautelosos de depender excesivamente de China. Para empezar, aunque la industria automotriz china registró su mayor tasa de crecimiento durante tres años en 2016, se prevé que el mercado se enfríe.

McKinsey explicó que se había expandido a una tasa de crecimiento anual compuesta del 12% entre 2010 y 2015. La firma consultora predice que esto se reducirá a 5-10% entre 2016 y 2020.

El proyecto de Shenyang también enfrentó una serie de retos a lo largo del camino.

En 2013, el Ministerio de Protección Medioambiental chino condujo investigaciones en relación con el impacto de aumentar la producción en la planta de Shenyang. Mantener la buena voluntad de China requiere un esfuerzo considerable, comentaron funcionarios de la empresa en privado.

Pero la tentación es, obviamente, aprovechar el reconocimiento de la marca de la compañía en el mercado grande de más rápido crecimiento del mundo.

Los fabricantes de alta tecnología, como BMW, también se consideran una inspiración para los propios esfuerzos de China por hacer que su sector manufacturero sea más competitivo a nivel mundial, una política conocida como ‘Hecho en China 2025’, a la cual BMW se ha esforzado por vincular a la nueva fábrica en cualquier oportunidad disponible.

“Estamos realmente orgullosos de poder contribuir a ‘Hecho en China 2025’”, dijo Nicolas Peter, el director Financiero de BMW. La iniciativa de Beijing se basa en el propio impulso de fabricación de alta tecnología de Alemania, el cual ejemplifican las instalaciones de BMW.

BMW también ha hecho esfuerzos para ‘impresionar’ al Gobierno. Desde 2003, la compañía ha estado trabajando en la ciudad de Shenyang, en Liaoning, una provincia económicamente afligida.

Anteriormente la capital de acero y carbón de China, Liaoning ha sido duramente afectada por la superabundancia mundial de metales, y 13 millones de toneladas de capacidad de producción de acero se cerraron el año pasado.

Modernizarse para incorporarse a la industria de alta tecnología es una meta ansiosamente buscada. BMW Brilliance Automotive, la empresa conjunta china de BMW en Shenyang, emplea a 16.000 personas y es el contribuyente más grande de la provincia.

A medida que aumentan los salarios en China, es posible que ya no pueda depender de la mano de obra barata como su fuente de competitividad global, y las fábricas están bajo presión para volverse más tecnológicamente avanzadas.

Otros fabricantes europeos han actuado con cautela en relación con ‘Hecho en China 2025’, diciendo que el país presiona a las empresas extranjeras para que localicen la producción en el territorio, exponiendo la tecnología confidencial al riesgo de ser robada.

Esta política también pretende descaradamente crear campeones nacionales chinos en industrias que compiten directamente con grupos extranjeros, incluyendo los automóviles.

Pero a pesar de la influencia de las autoridades en la política de inversión y el reto potencial de los grupos chinos, BMW se encuentra en una sólida posición para competir con su tecnología de vanguardia, la cual debiera ayudar a estimular un mayor crecimiento en ventas.

Tal y como lo expresó el Peter, BMW no tiene miedo de enfrentarse a los rivales chinos: “Como ya se sabe, nosotros acogemos la competencia”.

FUENTE: Portafolio

Directorio automotriz
Aliados Estratégicos GIF

COTNRATA LA SUSCRIPCIÓN DIGITALLee todos los contenidos exclusivos

Entrar al área de clientes
¿Quieres encontrar requerimientos industriales de empresas armadoras de autos y autopartes? conviértete en nuestro asociado ahora!
Llámanos al (477) 717 7323 ó (477) 741 0272

Suscríbete al boletín

*Temas de interes