Los autos estadounidenses se venden con baja tasa de interés, tienen a su favor un precio de gasolina bajo y modelos cada vez más veloces, inteligentes y eficientes; sin embargo, las cuatro ruedas y la tecnología vienen acompañadas de un factor que puede complicar el escenario financiero: una gran deuda." />LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ PROVOCARÁ LA PRÓXIMA CRISIS FINANCIERA- Cluster Industrial - La Industria Automotriz en México
x cerrarForo Cluagto
Desarrollos GP
Harting
Clau edomex
Proveedor Automotriz CLAUT NL
Directorio Automotriz
Junker

LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ PROVOCARÁ LA PRÓXIMA CRISIS FINANCIERA

Los autos estadounidenses se venden con baja tasa de interés, tienen a su favor un precio de gasolina bajo y modelos cada vez más veloces, inteligentes y eficientes; sin embargo, las cuatro ruedas y la tecnología vienen acompañadas de un factor que puede complicar el escenario financiero: una gran deuda.

22 Febrero 2017

Compartir

FacebookTwitterEmail
Portada

Los autos estadounidenses se venden con baja tasa de interés, tienen a su favor un precio de gasolina bajo y modelos cada vez más veloces, inteligentes y eficientes; sin embargo, las cuatro ruedas y la tecnología vienen acompañadas de un factor que puede complicar el escenario financiero: una gran deuda.

La deuda del país en automóviles marcó un récord en el cuarto trimestre de 2016, según el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, cuando una ola de fin de año de compras de autos llevó los préstamos para vehículos a un dudoso pico de 1,160 millones de dólares. La combinación de olor a auto nuevo y nuevos problemas crediticios se extiende desde los Subaru de Maine a los Tesla de San Francisco.

La cifra es alarmante y lo suficientemente alta para que se hable de una burbuja. De hecho, la montaña de deuda cubriría el costo de 43.4 millones de pickups Ford F-150, una para uno de cada ocho habitantes del país.

Otra manera de ver esto: cada conductor con registro de los Estados Unidos en promedio debe unos 6,100 dólares en cuotas de autos.

Pero el mercado de los autos es muy distinto del de la vivienda. Para empezar, los vehículos son un activo mucho más fluido: son más fáciles de embargar y revender. Es más, las cuotas de los autos suelen ser más baratas que las de las hipotecas y la gente suele usar mucho sus vehículos, de modo que a la hora de priorizar las cuentas, el préstamo para el auto en general tiene precedencia sobre otras cosas.

En realidad, la morosidad en el pago de los préstamos para vehículos, aunque está en aumento, sigue siendo menor que la del pago de la deuda por préstamos estudiantiles o el saldo de las tarjetas de crédito. Por eso, quienes se preparan para una debacle económica mundial aún no deberían entrar en pánico por las cuotas de los autos.

Pero sí deberían preocuparse? al igual que los ejecutivos de las grandes automotrices. Salvo unas pocas startups de financiación, los fabricantes son quienes prestan dinero a los compradores más riesgosos. Tienen más incentivos para insistir en una venta y, a diferencia de un banco, ganan dinero tanto con el préstamo como con el producto, si todo sale bien.

Últimamente, las automotrices se centran en vender vehículos utilitarios deportivos (SUV por sus siglas en inglés) y camionetas, que suelen tener márgenes de ganancia más altos que los sedanes clásicos y también cuestan un poco más. El hecho de bajar levemente los requisitos para el otorgamiento de créditos y estirar el plazo de reembolso a seis o siete años ha ayudado a llevar el negocio a niveles récord, al punto que en todo el año pasado se vendieron 17.55 millones de vehículos.

El problema es que muchos de esos conductores no suelen manejar sus finanzas particularmente bien. Las empresas automotrices ?y sus divisiones de financiación cautivas- otorgan aproximadamente la mitad del total de préstamos para autos en estos momentos, pero asumen las responsabilidad financiera por las tres cuartas partes de los que van a manos de compradores de vehículos de alto riesgo. Cuando la morosidad aumenta, estas son las primeras compañías que la sentirán. De hecho, la Fed dice que la morosidad reciente afecta de manera desproporcionada a las automotrices, mientras que los bancos y las cooperativas de crédito en realidad han tenido una mejora en los datos de retraso en los pagos.

En otras palabras, cada vez que una concesionaria convence a alguien de comprar un SUV más ostentoso, tiene más en común con el comprador de lo que se podría pensar: ambos podrían tener que pagarlo más adelante.

Fuente: Economía Hoy

automotive
Mitsui - CC
vw
Cluster edo mex
Aliados Estratégicos GIF

COTNRATA LA SUSCRIPCIÓN DIGITALLee todos los contenidos exclusivos

Entrar al área de clientes
¿Quieres encontrar requerimientos industriales de empresas armadoras de autos y autopartes? conviértete en nuestro asociado ahora!
Llámanos al (477) 717 7323 ó (477) 741 0272

Suscríbete al boletín

*Temas de interes