Clau edomex
foro de metrolia
Expo Maq
ATMS
Directorio Automotriz

PRONTO TU AUTO PODRÍA LEER TUS EXPRESIONES FACIALES Y TU ESTADO DE ÁNIMO

Cuando compras comida para gato en línea, Amazon sabe quién eres. Cuando buscas las tarifas aéreas más bajas para tus vacaciones de verano, Google sabe quién eres. Pronto, al volante de tu auto, este también podrá reconocerte.

11 Abril 2017

Compartir

FacebookTwitterEmail
Portada

Con cámaras y software de reconocimiento facial, así como otros indicadores biométricos, los fabricantes de vehículos buscan personalizar la experiencia de manejo con autos que automáticamente te devuelven la mirada, ajustan los asientos y los modos de manejo. Incluso, podrán anticiparse a lo que quieres y deseas al tocar tu música favorita tomando en cuenta tu estado de ánimo. No se trata solo de comodidad, sino también de la posibilidad de mejorar la seguridad en todos los sentidos.

“No se trata solo de personalización”, dijo Zachary Bolton, un ingeniero en tecnología y sistemas en Continental Automotive Group, al explicar la sofisticación de dichos sistemas. “Podemos usar el brillo, el parpadeo de los ojos, para determinar con precisión en qué dirección estás mirando”. Así es como los ingenieros pueden ajustar dinámicamente la llamada interfaz hombre-máquina, añadiendo información clave –sobre, digamos, si hay un auto detenido más adelante o que estás a punto de exceder el límite de velocidad– directamente en el campo visual del tablero del conductor o en una pantalla sobre el parabrisas. A la inversa, al rastrear los movimientos del ojo hacia abajo, el auto puede “ver” que el conductor se distrae y emitir una alarma.

Continental ya ha hecho demostraciones de sistemas incorporados en los automóviles que permiten a los conductores registrar sus rostros usando algo tan simple como la fotografía de la licencia de conducir. En el interior del vehículo, una cámara infrarroja sirve para superar posibles obstáculos como las gafas de sol, que podrían impedir a una cámara de video convencional. Poner la cámara en el conjunto central de instrumentos también permite ubicar los ojos del conductor, incluso si lleva puesto un sombrero. El mayor reto técnico, el deslumbramiento ocasionado por los rayos del sol, se puede filtrar con ayuda de aprendizaje automático, comentó Bolton.

Una vez que el auto sabe quién eres, los sistemas en los vehículos como el prototipo de Chrysler, Portal, automáticamente ajustarían el asiento para hacerlo lo más cómodo posible, seleccionaría un modo de conducción (por ejemplo, a un conductor le puede gustar que el auto haga el mayor esfuerzo; mientras que a otro le gusta asumir el control en el modo deportivo) y sugeriría un destino con base en el comportamiento pasado del conductor.

Observar la cara del conductor también puede darle al automóvil pistas importantes sobre el estado anímico del conductor. Durante varios años, los fabricantes de autos como Ford y las compañías tecnológicas como Intel se han interesado en determinar si el conductor está feliz o triste. Dependiendo de nuestro humor, el vehículo podría cambiar la música, para que suene una canción animada de los Beach Boys, además de cambiar la iluminación interior para mejorar nuestra actitud.

Por ejemplo, el prototipo de Honda, NeuV, tiene un enorme tablero con pantalla de LCD que se puede personalizar y una computadora a bordo, conectada a la nube, que recurre a la inteligencia artificial para interactuar con los conductores. NeuV utiliza lo que la empresa llama, con falsa modestia, “motor de emociones” para echar a andar la conversación y su asistencia personal automatizado puede leer “vibraciones en la piel del rostro” para ayudar a aislar la voz del conductor y entender mejor los comandos de voz.

También existen razones prácticas, a decir de los diseñadores, para detectar el estado emocional de quien conduce: un conductor tranquilo es un conductor más seguro. De tal modo que los autos que reconocen cuando te estás enojando y eres más propenso a mostrar agresividad al volante podrían posiblemente reprimir timbres y repiques molestos en el auto y poner algo de jazz relajante para calmarte.

Al remplazar las llaves y mandos a distancia, los datos biométricos como el reconocimiento facial podrían dificultar el robo de vehículos. En su prototipo de vehículo utilitario deportivo, FF 91, la empresa emergente de automóviles eléctricos Faraday Future usa una cámara exterior montada sobre el marco de la puerta para detectar al propietario del vehículo y abrirlo automáticamente. No obstante, dichas técnicas pueden crear nuevos desafíos de seguridad.

En esta era digital, nuestros rostros están por todos lados: en los perfiles empresariales en línea, las cuentas de Twitter, incluso en las etiquetas de nuestros amigos en Facebook. No sería muy difícil encontrar una imagen que imprimir y burlar así el sistema de reconocimiento facial del auto.

Por fortuna, los ingenieros han concebido tácticas defensivas de alta tecnología. Las cámaras de video estereoscópico, por ejemplo, pueden identificar la diferencia entre un objeto tridimensional y una imagen plana. Las cámaras de Continental miden la distancia de la luz reflejada desde varios puntos del rostro de una persona, para asegurarse de que sea un objeto real y no una imagen de alta definición del rostro del propietario.

“Algunos sistemas tienen además detección de parpadeo y de viveza”, comentó Steve Grobman, director de tecnología de seguridad en Intel. Sin embargo, reconoció que sigue siendo posible boicotear esa tecnología.

“Teníamos mascaras 3D impresas que pedimos y pudimos burlar algunos sistemas”, agregó. No obstante, dijo que la mayoría de los ladrones no llegarían hasta esos extremos para robar un auto.

La personalización de la alta tecnología se puede usar no solo con el fin de crear servicios para usuarios individuales, pero también para que un vehículo se adapte al instante para diversos conductores. Por ejemplo, se podría evitar en automático que los valets tengan acceso a información personal en un sistema de navegación o que manejen más rápido de, por ejemplo, 48 kilómetros por hora. En una situación en la que se comparte el viaje, dichos sistemas también se podrían utilizar para adaptar el interior del vehículo a las características físicas de distintos conductores y pasajeros.

En ese caso, los automóviles rentados serían más fáciles y más seguros de operar, comentó Bolton de Continental. “Si sabes dónde tienes la cabeza y los ojos”, dijo, “basta con adaptar la posición del volante y los espejos para que no haya que andar buscando los botones correctos”.

Incluso las bolsas de aire podrían afinarse, reduciendo la intensidad de su despliegue dependiendo del tamaño y la posición de un conductor o pasajero de menor edad.

Algunos elementos de la experiencia de manejo personalizada ya están llegando a los automóviles. Para fin de año, Ford planea añadir el asistente personal Alexa de Amazon a algunos de sus vehículos, declaró Dave Hatton, director de Aplicaciones Móviles de Ford para vehículos conectados. No solo permitirá que estaciones de música personalizadas se reproduzcan mediante un comando de voz, sino que también los conductores podrán realizar varias tareas a la vez, como añadir artículos a una lista de compras con solo unas cuantas palabras.

Tal comodidad puede traer desventajas sobre la privacidad.

“Es una gran preocupación”, mencionó John Simpson, director de Proyectos de Privacidad en Consumer Watchdog, un grupo de defensoría sin fines de lucro. “Toda esa información se encuentra en una base de datos sin tu consentimiento o conocimiento sobre cómo se van a utilizar”, dijo, y agregó que había poca o quizá ninguna regulación gubernamental para limitar dicho uso.

Al usar programas de rastreo de tráfico como Waze, algunas personas ya han indicado que prefieren comodidad a cambio de dar cierta información, como su ubicación. Los programadores también señalan que dichos servicios son opcionales: no es necesario que la empresa te rastree, pero de ese modo puedes quedarte atorado en el tráfico durante 45 minutos.

Hoy, las tecnologías biométricas básicas como el software de reconocimiento facial se usan para todo, desde iniciar sesión en las laptops de Windows hasta boicotear a los ladrones de papel de baño en Pekín. Los lectores de huellas dactilares se usan comúnmente para desbloquear teléfonos. A medida que los consumidores se acostumbren más al uso de dichos sistemas, la introducción de tecnología en vehículos podría parecer más una evolución natural que una intrusión aterradora.

Incluso puede ser divertido. Pensemos en las repercusiones para el entretenimiento y las redes sociales a la manera de los segmentos de “Carpool Karaoke” de James Corden. Una cámara instalada en el interior del vehículo podría grabar y transmitir en Facebook o Twitter lo que cantes —claro, dando por hecho que el vehículo se encuentra en modo autónomo—. Por supuesto que los conductores también podrían tomarse selfis en el camino.

“Es una idea novedosa”, comentó Bolton, “pero recordemos que una cámara infrarroja hace que tu cara se vea un poco como un esqueleto, así que no te haría lucir muy bien que digamos”.

FUENTE: El Periódico de México

Mitsui - CC
Aliados Estratégicos GIF

COTNRATA LA SUSCRIPCIÓN DIGITALLee todos los contenidos exclusivos

Entrar al área de clientes
¿Quieres encontrar requerimientos industriales de empresas armadoras de autos y autopartes? conviértete en nuestro asociado ahora!
Llámanos al (477) 717 7323 ó (477) 741 0272

Suscríbete al boletín

*Temas de interes